Trayectorias Humanas Transcontinentales esla revista electrónica de la Red Internacional América latina, África, Europa y el Caribe (ALEC) “Territorios, Poblaciones Vulnerables y Políticas Públicas” cuya sede está en la Facultad de Letras y de Ciencias Humanas de la Universidad de Limoges (Francia).

Últimos números

NE N° 8 | 2022
Movilidad humana
Human mobility

Dirección Ángeles SOLANES CORELLA, María SUÁREZ LUQUE, Emilio OSORIO A. et Mauricio PHELAN C.

Publicado en línea el 04 juillet 2022

En la actualidad, a nivel global, la movilidad humana constituye uno de los temas de mayor atención por las implicaciones que reviste. Las migraciones se han potenciado de manera significativa, con diversificación de orígenes y destinos. Durante el siglo XXI la movilidad humana se ha incrementado adoptando nuevas modalidades de traslado. Si bien la motivación de las migraciones internacionales contemporáneas sigue teniendo un claro carácter económico, no es menos cierto que durante los últimos dos lustros también ha crecido el número de migrantes forzados, desplazados por distintas causas y personas obligadas a huir, en busca de protección, por diferentes motivos de persecución. Esto revela no solo el aumento de su volumen sino también la expansión de las condiciones que la origina, por lo que se trata de un fenómeno que impacta a nivel global. En la movilidad humana se incluye a los solicitantes de asilo y refugiados, y a las personas obligadas a trasladarse por razones medioambientales, catástrofes, o por conflictos bélicos en cualquiera de sus modalidades. Por eso, autores como Zygmunt Bauman aseveren que el aumento de la movilidad masiva, de refugiados y solicitantes de asilo se produce por la creciente lista de “Estados en derrumbe” o ya derrumbados, territorios sin Estado, sin ley, escenarios de luchas tribales (de carteles) y sectarias, de asesinatos en masa.

En las sociedades de destino, las personas migrantes, refugiadas o beneficiarias de protección internacional tienden a ser considerados como extraños generando diferentes formas de reacción hacia ellas, las cuales van desde las más solidarias hasta las de rechazo extremo como la xenofobia, aporofobia y otras formas de discriminación. Con relativa frecuencia, en los países de acogida, y sus respectivas sociedades, existe una falta de consenso sobre cómo tratar y gestionar la llegada de esta población foránea. Para los estados receptores este fenómeno puede representar una situación inédita para la cual sus instituciones no están preparadas, mientras que para sus pobladores puede significar alteraciones en su vida cotidiana. Como se sabe, los países más pobres son los que generan mayor movilidad humana, pero al mismo tiempo, paradójicamente, también suelen ser los que más inmigrantes, refugiados y desplazados acogen.

Aun cuando existe una literatura considerable que aborda la movilidad humana, en este número especial interesa poner el foco en el análisis de las motivaciones que pudieran estar detrás de la expulsión masiva de población. Es decir, una visión integral que intente explicar y comprender este fenómeno desde las experiencias de los migrantes y refugiados y desde la perspectiva de la población receptora.

N° 13 | 2022
Posnormalidad: el mundo que fue y el que vuelve
Post-normality: the world that used to be and the world that is coming back

Dirección Abraham Sánchez Ruiz, Paulo Celso Silva da Silva et Carlos Mejía Reyes

Publicado en línea el 06 mai 2022

La declaratoria de pandemia hecha el día 11 de marzo de 2020 por la Organización Mundial de Salud a causa del brote del virus SARS Cov2 implicó definir una serie de recomendaciones a los países para intentar mitigar el nivel de contagios sin control fronterizo. Las medidas a tomar se definieron como distanciamiento social, uso de mascarillas, evitar contacto físico entre personas, confinamiento, cierre total de actividades de cualquier otra índole que impliquen conglomeraciones en espacios cerrados y más. 

La transformación súbita del orden de cosas, entonces, implicó mirar el fenómeno de la Covid19 desde una lectura sociológica y antropológica para analizar las nuevas formas de ajuste y adaptación de las relaciones sociales, así como del total de prácticas colectivas en cada contexto. Obras como “Sopa de Wuhan”, “La cruel pedagogía del virus” y algunos otros análisis agudos además de profundos publicados en esa coyuntura aportaron una serie de claves para dar cuenta de las transformaciones y crisis de la “normalidad”.

Ahora, tras más de año y medio de fluctuantes oleadas de recuperación y encierros, retomamos las interrogantes que otras obras inspiran. Por ejemplo, el libro “Posnormales” de Esteban Rodríguez y otrxs que proponen reflexiones legítimas sobre escenarios post cuarentena. También, la obra de Miguel Wiñazki “La posnormalidad: Filosofía y esperanza del fin del mundo” ofrece reflexiones que incentivan a preguntarse qué sigue del mundo tras la nueva normalidad. 

Esta postura fue retomada por instituciones como la UNESCO, la OIT y algunos Organismos Internacionales para los Derechos Humanos con el objetivo de visibilizar las nuevas condiciones favorables, así como nuevos riesgos, del contexto de la crisis post-COVID19. La característica distintiva de esta mirada plantea la imposibilidad de retornar a un pasado inmediato previo a la crisis. Ya sea por la detonación de nuevos riesgos, la agudización de viejos conflictos y la irrupción de nuevas oportunidades, existe un consenso más o menos estructurado de nuevos escenarios que exigen ser discutidos.

En este número de la revista TraHs nos hacemos las mismas preguntas en vísperas hipotéticas de organización social definitiva pos-pandemia.  Sin embargo, centramos la atención en tres escenarios: Derechos Humanos, Empleo y Territorios.